Orilleras are back.

Es curioso,
Ayer me metí en la duna de Laida y los socorristas me dijeron que estaba prohibido pisarla. Lo gracioso es que estos días de mareas vivas el mar se come un par de metros de tierra sagrada, cada día. Vamos, que antes de 2015 se podrá poner una lápida, en memoria a la duna natural. 
Parece que quieren que muera en soledad o así.
Sea lo que sea, vivan los hierbajos!












No comments:

Post a Comment